La seguridad infantil en el hogar, la gran olvidada

seguridad infantil

Según un estudio reciente del Comisario Europeo de Sanidad y Consumo, John Dali, España mejoró en el campo de la seguridad infantil 18,5 puntos entre los años 2007 y 2012, pero conviene no olvidar que pese a los avances de la ciencia, la medicina y la esperanza de vida, uno de los mayores riegos para la población infantil se encuentra en los hogares; basta decir que en la Unión Europea la mortalidad infantil por accidentes domésticos supera a la suma de las muertes por enfermedad.

Numerosos estudios ponen de relieve que por cada muerte de un niño que se produce solo por lesiones en áreas de juego o en el propio hogar, otros 160 ingresan en hospitales con lesiones traumáticas y graves. La realidad nos indica que influyen varios factores en los accidentes infantiles en el hogar, desde los sociales como la madurez, la experiencia y el tiempo de los padres para supervisar a sus hijos, hasta la calidad de los diferentes elementos de juego de los más pequeños.

Sin embargo la mayoría de los accidentes que se producen se podrían evitar llevando a la practica una serie de medidas que favorecen la prevención. Sin lugar a duda el sentido común es el elemento de prevención más importante en la seguridad infantil, sin embargo el sentido común no se puede desligar de una serie de actuaciones y medidas a tomar tanto pasivas como activas por parte de los padres o cuidadores. Los padres han de tener muy presente que no existe un hogar absolutamente seguro para los más pequeños de la casa, sobre todo teniendo en cuanta que el continente y el contenido de los hogares están diseñados para adultos y por este motivo es imprescindible fomentar una cultura de prevención y seguridad en primer lugar en los padres.

Es básico que los padres adquieran conocimientos para conseguir un entorno lo más seguro posible para los más pequeños de la casa, de este modo crear en el origen de la educación del niño, una cultura de la prevención y la seguridad, introduciendo en sus hábitos diarios conductas seguras haciéndole participe de las mismas como parte de su aprendizaje y desarrollo personal.

Indudablemente las diferentes administraciones son un actor fundamental en el fomento y desarrollo de la prevención y la seguridad, teniendo que asumir su responsabilidad en todos los ámbitos que abarcan el desarrollo de una sociedad concienciada con la prevención y la seguridad creando e implantando de forma adecuada en el sistema educativo las materias relacionadas con un contenido absolutamente técnico, alejado de cualquier otra tentación de adoctrinamiento o elemento que distorsione el objetivo marcado.
Igualmente es necesario crear canales de educación no formales para la formación de todos los agentes en contacto directo con el desarrollo de los menores, y de esta forma conseguir que la seguridad infantil deje de ser la gran olvidada para tener en un futuro una sociedad concienciada en materia de Prevención y Seguridad.

Miguel Ángel Arranz
Director de Seguridad
Experto en Protección Civil y Emergencia
Autor del libro “Guía Práctica de Seguridad Infantil en el Hogar”

Author: foxwex

Share This Post On