¿Cual es el mejor momento para independizarse y salir del “hotel mama”?

 

Tradicionalmente en España, los hijos se quedan más años en casa de los padres que en otros países. Más pronunciado es este hecho desde hace unos años cuanto más jovenes que nunca deciden estudiar una carrera y en consecuencia falta dinero para independizarse. Además es muy cómodo estar en casa y no tener que preocuparse de nada. Ahora en tiempos de cirsis cuando los jovenes disponen de aún menos dinero por falta de trabajo o debido a los salarios bajos aún es más difícil financiarse un piso propio.

Debido a ello, el primer paso para salir de la casa de los padres o del “hotel mamá” es el de convivir con otros jóvenes en un piso compartido. Sobre todo en las ciudades grandes es muy habitual que los jovenes convivan de éste modo al ser el alquiler mucho menor que a la hora de alquilar un piso propio.

 

¿Pero cuando es el momento perfecto para independizarse?
Cómo siempre en la vida, no hay momento perfecto para nada. Uno siempre puede encontrar una escusa para no realizar un cambio en su vida. Pero en general se puede decir que lo primero es que haz que tener la conciencia de que se quiere cambiar algo en la vida y estar dispuesto a dar el primer paso. Un buen momento es ir a vivir a un piso compartido al comenzar una carrera universitaria o al encontrar un trabajo nuevo que sólo cuenta con un contrato de trabajo de pocos meses. Un buen momento para ir a vivir a un piso sería al acabar la formación profesional (o carrera universitaria) y al encontrar un trabajo que se puede convertir en un trabajo fijo. Hay que saber organizarse bien. Esto empieza ya desde el momento en el que se busca un piso, pasando por organizar una mudanza y al firmar los primeros contratos. Otro buen momento para hacer una mudanza a un piso y salir del nido es al comenzar una relación con una nueva persona o para dar el siguiente paso en una relación.

 

¿Que ventajas tiene independizarse y vivir en un piso?
En un piso propio se tiene completa libertad para organizarse la vida diaria y para desarrollarse como individuo. Uno no está bajo control constante de los padres. No hay que justificar por qué uno llegó a casa a tal hora o porque hace unas cosas y deja de hacer otras. Eso sí, independizarse significa también tener más responsabilidades y crecer. No sólo hay que asegurarse de que se pueda pagar el alquiler y los seguros mensualmente, sino que hay que llevar una casa completa, hacer las taréas del hogar y gestionar el dinero para las compras semanales. A veces puede ser un reto, pero nos ayuda a crecer cómo personas y vale la pena hacerlo mejor antes que tarde.

 

Author: foxwex

Share This Post On