Equilibrando emociones

Las emociones no son estados de ánimo que padecemos apoderándose de nuestra voluntad. La palabra emoción proviene del latín emovere, (poner en movimiento), por eso se definen como las energías que nos movilizan e impulsan a pasar a la acción. Aportan una gran información sobre nosotros y nuestro entorno, además de responder a preguntas existenciales: Qué, Cuándo, Cómo, Dónde, Porqué y Para qué.

Si sabemos interpretarlas correctamente, nos daremos cuenta de la gran cantidad de problemas que nos afectan negativamente y que podríamos evitar en una academia de coaching, porque en cada uno de nosotros se encuentran las respuestas del porqué actuamos como lo hacemos y del porqué obtenemos los resultados que obtenemos.

En realidad, uno decide el camino de su propia vida y bienestar. Es algo que nadie puede gestionar por nosotros, ya que forma parte intrínseca del propio ser.

academia-coaching

Cada emoción responde a un estímulo concreto y existe para satisfacer una necesidad vital para nuestro equilibrio y armonía.

Los bloqueos, sin embargo, se originan por un falso sentimiento de miedo paralizante cuando no existe ningún aviso de amenaza.

  • La tristeza actúa ante un estímulo de pérdida, que bien canalizada nos facilita pensar y encontrar soluciones, con el fin de desarrollarnos. Para ello es preciso responsabilizarnos de los perjuicios que se producen en nuestras vidas. Cuando embarga una tristeza falsa nos tornamos negativos, depresivos o culpables.
  • La rabia ayuda a reaccionar contra los abusos, mentiras o traiciones que nos impactan. Tiene como propósito resurgir la justicia y los valores que nos son propios. El no reaccionar conlleva una falta de energía y vitalidad, pero hacerlo de forma gratuita, sin ajustarse al estímulo, nos vuelve agresivos, resentidos y envidiosos.
  • El orgullo conecta con nuestro ser interior y con el reconocimiento de la propia admiración y la del prójimo. Valorando nuestras grandezas, no necesitaremos sentirnos superiores a nadie ni prepotentes, pues seremos testigos de nuestro poder innato.
  • El amor responde a la amistad, solidaridad, apoyo, ayuda, motivación y agradecimiento. Interpretarlo correctamente evitará dependencias, celos y debilidades.
  • La alegría conduce a la plenitud, pero debemos conocer bien las otras emociones para encontrar las oportunidades sin temor a los cambios. De esta manera estaremos abiertos a recibir los regalos que la vida ofrece.

Estas emociones se pueden controlar con Coaching.

Author: foxwex

Share This Post On